Conociendo Nuestro Azúcar: Un viaje por el Automonitoreo Glucémico

Conociendo Nuestro Azúcar: Un viaje por el Automonitoreo Glucémico

Escuchar artículo

Introducción

El control de los niveles de glucosa en sangre es una de las prácticas más importantes para personas que padecen diabetes. Pero, ¿cuándo es el mejor momento para realizar este chequeo? ¿Cómo se puede entender mejor las variaciones en nuestros niveles de glucosa? Acompáñame en este viaje a través del automonitoreo glucémico y descubramos juntos la respuesta a estas preguntas.

Descifrando la Glucosa en Sangre

Primero, es crucial entender que nuestros niveles de glucosa no son estáticos; se mueven constantemente. Como si se tratase de una fotografía, cuando nos revisamos con un glucómetro, vemos nuestra situación en ese preciso momento. Sin embargo, minutos u horas después, nuestras cifras pueden variar.

Muchas personas solo se revisan la glucosa por la mañana, y a pesar de obtener números normales, el médico puede diagnosticar un descontrol glucémico. La razón es simple: solo están viendo una parte de la historia, cómo estaban en la mañana, que no necesariamente es el mejor momento del día para revisar la glucosa.

¿Cuándo y Cómo Medir Nuestros Niveles de Glucosa?

La única forma de entender cómo se comporta la glucosa a lo largo del día es revisándonos regularmente. No obstante, no necesitamos estar revisando nuestra glucosa todo el día, todo el tiempo. Es esencial reconocer que hay momentos clave para saber si nuestros niveles de glucosa están normales, por encima o por debajo de lo normal.

Estos momentos clave, respaldados por mucha ciencia y estudios, son:

  1. En ayunas, al despertar.
  2. Antes y después de cada alimento (antes de empezar y dos horas después del primer bocado).
  3. Antes de dormir.
  4. Durante la noche, si te despiertas con síntomas.

Estos momentos no significan que debas revisarte todos los días en todos estos horarios. Tu especialista es la persona adecuada para aconsejarte cuándo y con qué frecuencia realizar estas revisiones.

La Glucosa Postprandial: Un Momento Subestimado

De todos los momentos clave, uno que se subestima frecuentemente es el momento postprandial, o dos horas después de haber iniciado los alimentos. Este podría ser el más importante para revisar tus niveles de glucosa, aunque dependerá de cada persona y de las necesidades del momento.

Si los niveles de azúcar en sangre son muy altos después de los alimentos de manera constante, pueden producirse diferentes alteraciones en el cuerpo, que van desde daños en los ojos, riñones, pies, y corazón, hasta un aumento en el riesgo de enfermedades cardiovasculares y en la resistencia a la insulina.

Además, estos picos de glucosa alteran mucho los niveles de energía y de hambre. Cuando la glucosa sube mucho, posteriormente sufrirás un bajón que causará cansancio y un aumento en el hambre.

La Importancia de Esperar Dos Horas

Es importante esperar exactamente dos horas después de comer para revisar tus niveles de glucosa. Los parámetros estudiados señalan que los niveles de glucosa deben estar en menos de 180, dos horas después de comer. Revisarte antes de este tiempo no proporcionará una información real ni verídica.

El Papel de los Alimentos

Lo que comemos y cómo lo comemos también importa. El cuerpo tardará más tiempo en digerir y absorber alimentos complejos y balanceados que aquellos ricos en carbohidratos refinados. Además, actividades físicas, el estrés y otros factores también influyen en nuestros niveles de glucosa. El automonitoreo constante nos permitirá entender mejor cómo reacciona nuestro cuerpo ante los mismos alimentos en diferentes situaciones.

Conclusión

El automonitoreo de glucosa es una herramienta vital para la gestión de la diabetes. Fomenta una mejor comprensión de nuestros cuerpos y nos permite reaccionar de manera adecuada y oportuna ante las variaciones en nuestros niveles de glucosa. Recuerda, la información es poder, y en la lucha contra la diabetes, cada bit de información cuenta.