Por qué nos da gripa en tiempo de calor?

Por qué nos da gripa en tiempo de calor?

Escuchar artículo

Introducción

En ocasiones, nos encontramos con una paradoja desconcertante: estamos en medio de una temporada de calor abrazador y, sin embargo, nos encontramos con síntomas típicos de la gripa. Aunque esta situación puede parecer extraña, tiene una explicación científica. En este artículo, nosotros desentrañaremos los motivos detrás de por qué nos da gripa en tiempo de calor y cómo podemos evitarlo para disfrutar plenamente de la temporada estival.

Los virus de la gripa

Antes de adentrarnos en la relación entre el calor y la gripa, es crucial entender qué causa esta enfermedad. La gripa, o influenza, es una infección respiratoria contagiosa causada por los virus de la familia Orthomyxoviridae. Estos virus se subdividen en diferentes tipos y subtipos, siendo los tipos A y B los responsables de las epidemias estacionales en humanos.

La propagación de la gripa

Los virus de la gripa se propagan principalmente a través de las gotas respiratorias que expulsamos al toser, estornudar o hablar. También pueden sobrevivir en superficies durante un tiempo limitado, lo que significa que podemos contagiarnos al entrar en contacto con objetos o superficies contaminadas y luego tocarnos la cara.

Es importante destacar que el contagio es más frecuente en ambientes cerrados y concurridos, como oficinas, escuelas o transporte público. Además, los cambios en la humedad y la temperatura pueden influir en la propagación del virus.

El comportamiento de los virus en el calor

Los virus de la gripa pueden ser más estables y sobrevivir mejor en ambientes con bajas temperaturas y bajas humedades relativas. Es por esto que durante los meses fríos de invierno, cuando las personas tienden a estar más tiempo en espacios cerrados y con calefacción, la gripa suele propagarse con mayor facilidad.

Sin embargo, cuando nos encontramos en tiempo de calor, las altas temperaturas y las mayores humedades relativas pueden afectar la viabilidad de los virus. La radiación ultravioleta del sol también puede tener un efecto letal para algunos patógenos, incluyendo ciertos virus. Esto podría llevar a pensar que en verano estaríamos más protegidos contra la gripa, pero la realidad no es tan sencilla.

Factores que contribuyen a la propagación de la gripa en tiempo de calor

Aunque el calor puede debilitar la viabilidad de los virus de la gripa, existen otros factores que compensan esta disminución y hacen que la enfermedad persista incluso en verano.

1. Aglomeraciones

Durante las temporadas de calor, es común que las personas se congreguen en lugares públicos, playas, festivales, entre otros eventos al aire libre. Esto crea una situación propicia para la propagación del virus, ya que el contacto cercano entre individuos aumenta las posibilidades de contagio.

2. Aire acondicionado

El uso generalizado del aire acondicionado en lugares cerrados es una característica de los meses calurosos. Si bien esta tecnología nos proporciona confort, también puede contribuir a la propagación de la gripa. Los sistemas de aire acondicionado pueden recircular el aire, propagando los virus presentes en el ambiente.

3. Viajes y turismo

En verano, muchas personas aprovechan para viajar y conocer nuevos destinos. Los aeropuertos, estaciones de tren y autobús se convierten en puntos de encuentro de personas de diferentes lugares, lo que aumenta el riesgo de exposición a los virus de la gripa.

4. Inmunidad estacional

La mayoría de las personas desarrolla cierta inmunidad después de haber estado expuestas a un tipo específico de virus de la gripa. Sin embargo, la circulación de diferentes cepas y subtipos de virus en distintas temporadas puede evitar que esta inmunidad sea efectiva, dejándonos susceptibles a nuevas infecciones.

¿Cómo prevenir la gripa en tiempo de calor?

Aunque el riesgo de contraer gripa en tiempo de calor puede ser menor que en invierno, es esencial tomar precauciones para protegernos. Aquí compartimos algunas recomendaciones:

1. Vacunación

La vacunación anual contra la gripa es una medida efectiva para prevenir la enfermedad. Aunque la vacuna no garantiza una protección total, puede reducir la gravedad de los síntomas en caso de infección.

2. Lavado frecuente de manos

El lavado frecuente de manos con agua y jabón es una de las formas más efectivas de evitar el contagio de virus. Especialmente después de estar en lugares públicos, antes de comer y después de toser o estornudar.

3. Evitar aglomeraciones

Si es posible, trata de evitar lugares con aglomeraciones de personas, sobre todo en espacios cerrados con ventilación limitada.

4. Ventilación adecuada

Si utilizas aire acondicionado, asegúrate de mantener una buena ventilación en los espacios cerrados para evitar la acumulación de virus en el ambiente.

Conclusion

En conclusión, la gripa en tiempo de calor es una realidad que podemos enfrentar tomando las precauciones adecuadas. Aunque el calor puede influir en la disminución de la viabilidad de los virus, otros factores como aglomeraciones y cambios en el comportamiento humano pueden mantener la propagación de la enfermedad.