Scones Saludables: La Alegría de un Desayuno Nutritivo

Scones Saludables: La Alegría de un Desayuno Nutritivo

Escuchar artículo

Introducción al Mundo de los Scones

¡Bienvenido! Hoy vamos a embarcarnos en un viaje culinario hacia el corazón de uno de los pasteles más apreciados en el mundo, los scones. Este artículo te llevará a través de la historia de estos deliciosos bocaditos, su valor nutricional y, finalmente, te enseñará cómo preparar scones saludables utilizando Stevia en lugar de azúcar.

Descubriendo los Scones: Un Viaje a través del Tiempo y el Espacio

Originarios de Escocia, los scones son un básico de la hora del té británico. Hechos tradicionalmente con avena, trigo, o cebada, estos panecillos pequeños y redondos se han ganado un lugar en el corazón (y estómago) de personas alrededor del mundo. Los scones pueden ser dulces o salados, y con frecuencia se sirven con mermelada, crema, o mantequilla.

El Valor Nutricional de los Scones: ¿Bocadillo o Comida Saludable?

En su forma más simple, los scones son una mezcla de harina, mantequilla y leche. Aunque esto puede no sonar muy nutritivo, los scones pueden ser sorprendentemente beneficiosos para la salud. La clave está en los ingredientes que elijas.

Una porción promedio de scones (alrededor de 60 gramos) puede proporcionar:

  • Energía: alrededor de 150-200 kcal
  • Proteínas: 3-5 gramos
  • Grasas: 7-9 gramos
  • Carbohidratos: 20-25 gramos

Asegúrate de elegir harinas integrales sobre las refinadas para un aporte extra de fibra, y opta por versiones bajas en grasa de la mantequilla o la leche. Agregar frutas o nueces puede aumentar aún más el valor nutricional.

Una nota sobre el azúcar en los scones

Aunque los scones tradicionalmente contienen azúcar, puedes sustituirla fácilmente por alternativas más saludables como la Stevia. Esta sustitución no solo reducirá la cantidad de calorías, sino que también la hará más adecuada para personas con diabetes o aquellos que intentan reducir su ingesta de azúcar.

Receta de Scones con Stevia: Un Placer Saludable

Ahora que conocemos el valor nutricional de los scones, es hora de aprender cómo prepararlos. Esta receta de scones con Stevia es fácil, rápida y, lo más importante, ¡deliciosa!

Ingredientes

  • 500 gramos de harina integral
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 80 gramos de mantequilla baja en grasa
  • 240 ml de leche desnatada
  • 3 cucharadas de Stevia
  • 1 huevo (para el glaseado)

Preparación

  1. Precalienta el horno a 220°C. Mezcla la harina, la levadura y la sal en un bol grande.
  2. Agrega la mantequilla en trozos pequeños. Usa tus dedos para mezclarla con la harina hasta obtener una consistencia arenosa.
  3. Añade la Stevia a la leche y revuelve hasta que esté completamente disuelta. Agrega esta mezcla a la harina poco a poco, amasando hasta formar una masa suave.
  4. Amasa ligeramente la masa en una superficie enharinada y aplana hasta que tenga una altura de unos 2 cm.
  5. Corta la masa en círculos usando un cortador de galletas o un vaso y coloca los scones en una bandeja de horno forrada con papel vegetal.
  6. Bate el huevo y úsalo para barnizar los scones.
  7. Hornea durante 10-15 minutos o hasta que estén dorados. Deja enfriar y ¡a disfrutar!

Conclusión

Los scones son una delicia versátil que puedes disfrutar en cualquier momento del día. Aunque originalmente no son el bocadillo más saludable, con unos pequeños ajustes, como la sustitución de azúcar por Stevia, puedes transformarlos en una opción nutritiva y sabrosa. ¿Estás listo para probar tus habilidades culinarias y disfrutar de un delicioso scone casero?